Home » Novedades » Jornadas de Cardiología, en OSDE: Cómo prevenir las enfermedades coronarias

Con un amplio marco de público, en el salón de OSDE se realizaron las Jornadas de Cardiología destinadas a profesionales de la salud. El encuentro fue organizado por el Servicio de Cardiología y el Servicio de Hemodinamia del Hospital Municipal y contó con la presencia de dos destacados conferencistas: el Dr. Cesar Belziti, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Italiano y ex presidente y actual integrante del Consejo Asesor de la Sociedad Argentina de Cardiología y el Dr. Hernán Doval investigador que ha publicado en el país y en el exterior. Por la tarde se desarrolló una charla abierta a la comunidad en el Teatro Español.

Uno de los temas abordados fue el valor de las imágenes en el diagnóstico de la enfermedad cardíaca confrontándolo con los datos que aporta la clínica y el segundo tema que se habló fue sobre insuficiencia cardíaca.

Los profesionales se refirieron también a la situación de la cardiología en la Argentina y los hábitos a cambiar, como el consumo de comida procesada para no sufrir enfermedades coronarias que llevan a una disminución de la expectativa de vida.

heart

Panorama cardiología

 

Consultado Belziti sobre la preparación de los médicos en temas de cardiología dijo que “la universidad brinda poca información sobre cardiología, en las unidades académicas se brinda una formación muy general y no en especialidades, por ejemplo, cardiología es una formación de postgrado que se realiza fundamentalmente en las residencias”.

Otro punto sobre el que fue consultado es sobre la situación de la cardiología en el país y respondió que “en Argentina y en los países de América Latina hay bastante inequidad en la distribución del conocimiento y de los recursos, hay lugares que están como en los mejores sitios del mundo y hay otros lugares que están muy escasos en recursos” y añadió que “las jornadas y los cursos son maneras de aportar a la igualación del conocimiento”.

Con respecto a los buenos hábitos para tener un corazón saludable mencionó que están las caminatas, la comida saludable, el no fumar, comidas con pocas grasas y sal y lo fundamental que es “trasmitir esto a los hijos ya que muchos hábitos se generan en la infancia”.

“Los factores no varían pero a medida que pasan los años tienen más peso, por eso la gente mayor se muere más, porque hubo más tiempo para que los factores lo afectaran, sin embargo, esto no libra a que la gente joven pueda tener problemas cardíacos”, dijo el profesional y añadió que “la enfermedad coronaria es mayor a medida que pasan los años”.

 

Hábitos a cambiar

 

Otro de los conferencistas fue el investigador y autor de varios libros, el Dr. Hernán Doval que habló sobre las técnicas de imágenes y dijo que “muchas veces se pueden sobreactuar o no se utilizan porque no se realiza una evaluación clínica del paciente”.

Otro de los temas que abordó el investigador fue sobre destrezas y atributos que debe tener un médico, y explicó que “además de comprender la enfermedad, debe entender al paciente” y manifestó que el tercer punto que desarrolló es el compromiso del médico con su sociedad para cambiar costumbres comunitarias que influyen en el estado de la salud de la población.

Consultado sobre este punto adelantó que “un tema a cambiar es el consumo de alimentos procesados” y explicó que “en los últimos 50 años la gente deja de ir a comer al mediodía a su casa, no interrumpe su trabajo, por lo menos en las grandes urbes, y se dedica a comer alimentos procesados que en realidad son los residuos de los alimentos naturales compactados por las grandes industrias manufactureras con precio bajo que lleva a que se expanda por todo el mundo”, para el médico estos alimentos agregan mucha azúcar y grasas que llevan a la enfermedad coronaria.

Sobre este punto añadió que “el 50 % de la enfermedad coronaria se da por el consumo de la comida basura o procesada”.

“Los países mayormente afectados son los del primer mundo, en estos lugares el 70 % de toda la comida es procesada y en los países subdesarrollados es poca la cantidad de esta comida, pero las próximas víctimas somos nosotros ya que estamos aumentando el habito de comer apurado y comida poco saludable” explicó Doval.

Por último dio un dato y es que “la próxima generación debido al tipo de comida que consume va a disminuir la expectativa de vida por primera vez en el mundo después de un siglo”.